“Señor Héctor Abad Faciolince: su apreciación es equivocada”

“Señor Héctor Abad Faciolince: su apreciación es equivocada”

Un científico responde a la columna del escritor antioqueño publicada el 14 de agosto

Por Fabio Augusto Vanegas Bovea

Señor Héctor Abad Faciolince: su apreciación es equivocada. Se nota que usted no es científico. Y como muchas personas en este país, las defensas que hacen sobre temas las hacen desde sus prejuicios y posturas políticas, tergiversando los estudios científicos que se hacen. Como científico me siento indignado y le explico por qué.

 

Hasta el momento no se ha llegado al consenso de que la homosexualidad o cualquier otro tipo de orientación sexual sea innata o ambiental.

Esto se debe a que ambas explicaciones no encajan con los porcentajes que debería haber de personas que tienen este tipo de orientación, si una o la otra explicación tuviera la razón.

 Si usted estudiara genética de poblaciones, se daría cuenta cómo los genes y los comportamientos ligados a ellos se expanden y se fijan en una población.

Si analizamos la homosexualidad desde el punto de vista genético, nos daríamos cuenta que estaría asociada a un grupo de genes recesivos ya que la mayoría de la población humana es heterosexual, y se sabe que la distribución genética en una población es básicamente aleatoria. Le recomiendo que lea sobre el equilibrio ( Hardy-Weinberg) que es la ecuación básica de la genética de poblaciones.

Si la orientación sexual como el homosexualismo fuera eminentemente genética, el porcentaje de homosexuales sería mucho mayor alrededor del 20 por ciento y no entre el 1 al 4 por ciento en los casos más altos.

Es por esto que la aceptación de esta explicación tambalea y hay asociaciones como la de los psicólogos que no la aceptan.

El caso contrario, como el de la postura ambiental ligada al aprendizaje, también tiene problemas, pero no tan graves como la explicación genética, ya que si la homosexualidad fuera dada por el medio ambiente el porcentaje de homosexuales será menor al 1 por ciento o inexistente en algunas sociedades donde se castiga fuertemente el homosexualismo.

Para poder explicar el origen de este tipo de orientación sexual, el modelo que hasta hora mejor lo explica es el epigenético, en el cual los genes y el medio ambiente se unen para hacer surgir cambios comportamentales que de manera separada no se pueden explicar.

El ejemplo más claro de un comportamiento asociado a la epigenesis es el alcoholismo. Según estudios, hay personas genéticamente predispuestas a convertirse en alcohólicas por tener niveles más elevados de lo normal de neurotransmisores como el opioide y el serotoninérgico que los que no.

Pero si la persona nunca está en contacto con el alcohol, nunca será alcohólica; esta es la parte ambiental que afecta los porcentajes de esta enfermedad.

Lo mismo pasa con la homosexualidad: los porcentajes de homosexuales no son mayores porque hay factores ambientales como el estrés del parto, la mayor o menor producción de estrógenos o testosterona durante el embarazo, el aprendizaje entre otros, que al estar presentes o no, hace que la cantidad de homosexuales no sea tan alta como lo dice la explicación genética.

En conclusión, parece claro que hay componentes genéticos y culturales en la orientación sexual, pero no se pueden establecer porcentajes y no es solamente la variación genética que determina o no su aparición.

Artículo publicado en las2Orillas.co

Compartir está noticia:

0 Comentarios

Aun no hay comentarios!

Puedes ser el primero en comentar comenta está publicación!

Deja un comentario.